Bilibin, Iván Yákovlevich (1876-1942)

Iván Bilibin nació en el pueblo de Tarjovka, cerca de San Petersburgo, en la familia de un médico de la marina militar. Compaginó los estudios en la facultad de Derecho de la Universidad de San Petersburgo con clases en la escuela privada de A. Azbe en Munich. Posteriomente asistió a la escuela de M. K. Ténisheva y al taller de I. E. Repin. En 1900 se hizo miembro de la asociación Mundo del Arte.

A partir de 1899 Bilibin empezó a trabajar como ilustrador elaborando su propio estilo ornamental que llegó a recibir el nombre de “Estilo Bilibin”. Este estilo basado en la estilización de los motivos de los grabados populares, las antiguas miniaturas rusas y las tallas de madera campesinas, se distinguía por el uso de la acuarela y un diseño de márgenes muy elaborado. Quizá la formación de este estilo de carácter marcademente vernáculo se debió a las expediciones por las regiones del norte que realizó el pintor por encargo del Departamento Etnográfico del Museo Ruso para investigar la arquitectura anterior a la época de Pedro I y las artesanias populares.  Sus impresiones se reflejaron no solamente en sus cuadros sino en una serie de artículos: “La obra popular del Norte Ruso” (1904).

Lo que le hizo famoso al pintor fueron las ilustraciones para los cuentos populares rusos “Vasilisa, la bella”, “La hermana Aliónushka y su hermanito Ivánushka”, “Fenist, el halcón”, “La Princesa-rana” y para los cuentos de PushkinCuento sobre el Zar Saltán” y “El gallito de oro”. Desde 1904 trabajó con éxito en escenografía de los espectáculos “El gallito de oro” (1909) y “Sadko” (1914) de Rímsky-Kórsakov, y “Ruslán y Liudmila” (19113) de Glinka



La revolución de octubre no fue bien recibida por el pintor. En otoño de 1917 se fue a Crimea,y  desde allí a Egipto en 1920, en donde vivió en El Cairo y Alejandría. Solamente en 1925 se fue a París. En el extranjero, además de obras teatrales e ilustraciones, creó una serie de vistosos lienzos que llegaron a ser el patrón del denominado estilo “Le Russe”. El pintor decoró la embajada rusa en París con un monumental lienzo patriótico: “Mikula Selanínovich” (1936-1937). Decoró también algunas iglesias ortodoxas en Egipto y Checoslovaquia. Para el año 1936 Bilibin empezó a aceptar el régimen soviético y regresó a Leningrado. Las últimas décadas de su vida trabajó como profesor de dibujo y  diseño escénico en la Academia de Bellas Artes. Murió en Leningrado el 7 de febrero de 1942 durante el bloqueo . 

El nombre de Bilibin está asociado a la aparición de la ilustración como un arte individualizado. Su estilo cambió totalmente la actitud hacia la ilustración. El pintor decía que basándose en el grabado antiguo europeo y japonés, añadió a su obra motivos del arte antiguo ruso, en los que estaban presentes elementos de iconografía, bordado y grabado rusos, creando así un estilo donde el dibujo era a la vez ilustración y ornamento. 


1 comentario:

O.o dijo...

¡Qué hermoso blog!

Publicar un comentario